18 mayo 2005

Synchronicity

Mañana es el día. Por fin. Mañana se cierra un ciclo que empezó allá en 1977, cuando una versión Beta temprana de este Picacódigos que os escribe se sentó en un cine de Talavera de la Reina a dejar que un señor llamado George Lucas le contagiase un virus: el virus de la fantasía y el amor por las historias. Y desde entonces todo cambió.

Hay ocasiones en las que he dicho que mi vida no hubiera sido igual, yo no hubiera sido la misma persona, si aquella tarde hubiese elegido hacer otra cosa en lugar de pedirle a mi padre que me llevara al cine. Solo muchos, muchos años después se atrevió el pobre hombre a confesarme que la película no le había gustado nada. Y cuando digo que mi vida no hubiera sido igual si no hubiera visto esa película la gente tiende a pensar que exagero. Yo no estoy tan seguro.

El caso es que llevo muchos años amando la historia, el mito, del señor Lucas y sus caballeros Jedi, su Imperio, sus malos y sus buenos. Recuerdo perfectamente haber asistido a los re-estrenos que se hicieron de las versiones retocadas hace algunos años, y el volver a disfrutar de esas películas en una sala de cine (el DVD no es ni será nunca lo mismo) fue para mi como el acto sacramental debe ser para un verdadero creyente. Debo confesar que se me llenaron los ojos de lágrimas al comenzar la película y ver esas inmortales letras perdiéndose en la lejanía, y escuchar la atronadora fanfarria inicial de John Williams, me emocioné al recordar cómo era yo cuando vi aquello por primera vez y lo mucho que el mundo se había movido, como diría cierto pistolero. Y al acabar la proyección, en medio de una atronadora ovación cerrada con el público en pie, debo confesar que realmente lloré de emoción al darme cuenta de que justo detrás de mí había un niño de unos 6 o 7 años que debía acabar de ver Star Wars en cine por primera vez en su vida y que debía tener la misma cara que tuve yo veinte años antes. Incluso me dio la impresión de que el niño se me parecía. Fue un momento mágico.

Y mañana, después de 28 años, se cerrará el ciclo y la historia estará completa. Habrá más Star Wars, claro, pero eso no resta valor a lo que ocurrirá mañana. Pienso sentarme a oscuras en una sala de cine, completamente rodeado de gente pero todo lo solo que pueda, y pienso convertirme en un niño de seis años. Quiero volver a verlo todo con los ojos de la inocencia, quiero dejar que la magia de la historia me empape, quiero acabar con los ojos como platos y quizás soltar una lagrimita, por qué no. No me avergüenza.

Viene todo esto a que durante todo el día de hoy, y algo me dice que mañana será peor, me han preguntado que cómo estaba, que cómo llevaba la emoción. Amigos, familiares, compañeros de trabajo. Como si mañana fuese a nacer mi primer hijo, en lugar de estrenarse una película. Pero es que me conocen y saben que para mí no es sólo una película: es mucho más.

El título del post, al que casi acabo por perder de vista enrollándome sobre mi droga favorita viene a cuento de lo siguiente: compré por internet a Star Wars Shop hace dos meses tres camisetas y un polo. Después de ver que pasaba mucho tiempo y no llegaban les pregunté por correo y me dijeron que estaban esperando a uno de los productos, que estaba fuera de stock, para poder enviarlo todo en el mismo paquete como yo había especificado. Pensé que no llegarían a tiempo para el estreno y cuando he entrado en casa tenía el paquete de FedEx en mi cuarto. ¿Casualidad? ¿Puntería?

No.

Magia.

4 Comments:

  • joder, cuanto más te leo más cosas en común descubro. El curro, la música, y ahora esto. Yo también viví mi bautismo con Star Wars cuando era un mocoso, y también solté mis lagrimillas al ver la segunda edición remasterizada.
    ¿habrás visto los dibujos de las guerras clon antes de ver la peli? ¿no?
    Yo desearía estar en el estreno pero una amiga muy querida absoluta fanática de Star Wars como yo dió a luz hace un mes escaso y prometimos ir juntos al estreno pensando que todavía no habría tenido al bebé (fué octomesino). Así que me tengo que esperar a que tenga un hueco libre. Esto solo se hace por los amigos frikis.
    Snif.
    Ya nos contarás. Pero eso sí, sin spoilers porfa.

    PD: por cierto, ¿probaste el programa que te dije por mail para documentar SQL?

    jomaweb

    By Anonymous Anónimo, at 11:50 a. m.  

  • vaya joma, pues si no llega a ser octomesino igual es le empiezan las contracciones en la sala de cine ;).

    By Blogger enhiro, at 1:21 p. m.  

  • Ese era nuestro temor Enhiro, que en medio de la peli tuvieramos que salir corriendo.
    Hubiera sido un punto.
    XD


    jomaweb

    By Anonymous Anónimo, at 4:05 p. m.  

  • Joma, la verdad es que no he mirado lo del programa, a ver si tengo un rato y lo miro. Por otro lado, te honra que esperes a tu amiga: yo no sé si podría hacerlo. Bueno, sí lo sé: he prometido ir a verla hoy, el domingo y algún día de la semana que viene entre diario en V.O. O sea, que tengo comprometidas un mínimo de tres sesiones. =)

    Ahora, la pena es lo del bebé de tu amiga. Si el niño hubiese nacido al mismo tiempo que Darth Vader hubiera sido la hostia!! =)

    By Blogger CodeCruncher, at 4:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home